Crónica de La Carrera de la Mujer de Madrid, Por Patricia

Corriendo entre la marea rosa

Si hay una cita destacada en el calendario de carreras populares de Madrid, esa es la Carrera de la Mujer, que este año cumplía su XIV edición.
La Gran Vía Rosa Nikkirunners
33.000 almas femeninas pintaron de rosa, el pasado domingo, el centro de Madrid por tres causas:

  • Conseguir mayor sensibilización contra el cáncer de mama y el máximo compromiso de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) en su lucha contra este tumor.
  • Dar a conocer los beneficios del ejercicio físico tanto para la prevención de enfermedades como para llevar una vida sana.
  • Difundir el número de atención a las víctimas de violencia de género y hacer visible la solidaridad con las víctimas. Por esa razón, todas las participantes llevábamos en nuestros dorsales el número 016.

La verdad es que ese día correr, lo que se dice correr, no se corre mucho, pues es una carrera que, año tras año, bate récord de participación. Pero es una gran fiesta y, parte de las Nikkirunners, no queríamos perdérnosla y, a la vez, hacer partícipes de ella a amigas, hijas, hermanas…

Ante todo, esa fiesta tiene un sentido y, como ya mencioné, una de sus causas es la solidaridad con las víctimas de la violencia de género y así se demostró con la suelta de 24 globos rosas (uno por cada una de las víctimas que llevamos en este año) al principio de la carrera.

A partir de entonces, a correr, andar, bailar… Lo que sea para recorrer los 6,3 kilómetros de trazado de una carrera muy sencilla con salida en la calle Princesa, que continúa por Gran Vía, Alcalá, calle Mayor, Plaza de Oriente, Bailén y Ferraz para terminar en el Paseo de Camoens.

Aunque la organización en general es muy buena, tanto para la recogida de dorsales en IFEMA como para su desarrollo, su final es un poco caótico, y conseguir algo para comer para recuperar fuerzas puede ser misión imposible, por lo que lo mejor es echar a la mochila alguna de las muestras de las que te dan cuendo recoges el dorsal.

Por lo demás, la carrera es muy bonita y una buena forma de animar a las mujeres a que hagan deporte. Porque al final ganamos todas.

Ese día, ganaron las chicas…

Deja un comentario

  • Hazte NikkiRunners